Después de una aventura de 45 días llena de preparativos, y momentos que todavía cuesta creer que he vivido, solo me queda dar las GRACIAS. Gracias a mi madre y a mi hermana, por haber sido mi sombra. A mi madre por compartir conmigo cada prueba y revivir lo que ella vivió hace 30 años
CONTINUAR LEYENDO